Follow by Email

jueves, 23 de junio de 2011

ENDODONCIA O TRATAMIENTO DE CANAL

Años atrás, los dientes con pulpas dañadas o enfermas se extraían. En la actualidad, el tratamiento de canal  salva dientes que de otro modo se hubieran perdido.
Es el tratamiento que consiste en la extracción de la pulpa o nervio del diente, un tejido que se encuentra en el centro del conducto del diente. Una vez que la pulpa muerta, se enferma o es dañada, se extrae; el espacio que queda se limpia, se vuelve a dar forma y se rellena. Este procedimiento sella el conducto radicular.



Las causas más comunes de daños o muerte de la pulpa son:
  • Dientes fracturados
  • Caries profundas
  • Lesiones, como golpes severos en la raíz (recientes o pasados)
Una vez que la pulpa está infectada o muerta; si no se trata, se crea un depósito de pus en la punta de la raíz y se forma un absceso por infección. Un absceso puede destruir el hueso circundante al diente y provocar dolor.

 
¿Qué se hace en una endodoncia? La endodoncia trata de eliminar el tejido afectado (el nervio) mediante un proceso que se realiza con anestesia local, con lo que el proceso es indoloro. Se utiliza una serie de instrumentos o limas que eliminan físicamente este tejido y, posteriormente, se trata con una acción química (con una serie de desinfectantes e irrigadores que tienen una función de arrastre de las sustancias orgánicas e inorgánicas del interior de los conductos radiculares).



Una vez eliminado todo el tejido pulpar (o nervio) que se encuentra en el interior del diente, se procede a la obturación. Ésta se realiza con unas puntas anaranjadas termoplásticos (o gutapercha) con lo que se sellan esos conductos que anteriormente albergaban el nervio. Cuando se concluyen estas dos fases, ha de reconstruirse o empastarse el diente.





¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?

Generalmente, en la especie humana, cada grupo dentario consta de un número determinado de conductos radiculares, que albergan a la red de nervios de un diente, de forma que, por ejemplo, en un diente anterior, solemos encontrar un único nervio y en un molar superior el número varía de 3 a 5 nervios, dependiendo de la persona. Por este motivo, el número de sesiones en las que se realizará este tratamiento puede varias, ya que depende no sólo del número de conductos que tenga el diente, si no también de su forma, puesto que cuanto más compleja sea ésta (conductos curvados o estrechados), más tiempo se necesitará para completar el tratamiento.